Descubre la nueva crema para piel atópica 

La crema dermatitis atópica DermControl es un producto diseñado específicamente para ayudar a aliviar y controlar los síntomas de la piel atópica, como el enrojecimiento, la sequedad, la irritación y la picazón. Estas cremas suelen contener ingredientes emolientes, humectantes y calmantes que ayudan a restaurar la barrera cutánea y a mejorar la hidratación de la piel.

Es importante mencionar que ésta crema para la dermatitis atópica ha sido recomendada por facultativos de DermControl logrando una tasa del 100% de satisfacción del cliente. Así mismo está avalada por ensayos clínicos acordes a la legislación europea que muestras una mejoría rápida, en tan solo 10 días mejorará los síntomas de la dermatitis atópica. Ha quedado demostrado que la crema dermatitis atópica DermControl hidrata, repara y regenera la piel, además de reducir la inflamación y el tiempo de cicatrización.

Beneficios de DERMCONTROL

  • Eficacia comprobada en estudios clínicos conforme a normativa europea.
  • Rapidez de acción: 1 semana
  • Alta satisfacción entre todos los usuarios.
  • Avalado por especialistas en dermatología pediátrica.
  • Estructura innovadora y única en el mercado (patentada).
  • Sin corticosteroides. Apto para todo tipo de pieles, sin importar la edad.
  • Promueve una rápida regeneración de la barrera cutánea.
  • Molécula natural, sin efectos secundarios.
  • Restaura el equilibrio hídrico de la piel. Hidratación profunda y duradera.
  • Acción rápida, aliviando el dolor, el eritema, la sequedad y la irritación.
  • Mejoras objetivas y significativas en el eritema, la pérdida transepidérmica de agua (TEWL) y la hidratación.

Ingredientes activos principales presentes en la composición de DERMCONTROL

  • Ácido hialurónico (Hialuronato de sodio): Ayuda a retener la humedad en la piel. Es un componente hidratante, antiinflamatorio y cicatrizante. Hace la piel más suave y flexible, al mismo tiempo que regenera los tejidos y repara la piel.
  • Glicerina: Funciona también como agente hidratante, reparador y protector, que elude la pérdida transdérmica de agua a través de la piel, gracias a la película protectora que forma.
  • EGF:  Factor de crecimiento epidérmico formulado en una solución patentada de eficacia y estabilidad probada clínicamente. Posee altas capacidades de bioestimulación y propiedades que permiten la autoregeneración de la piel, aportando una reducción significativa del tiempo de reparación y/o de cicatrización. 

Recuerda que la piel atópica es una condición crónica que requiere cuidados constantes y un enfoque integral para su manejo. Además del uso de cremas y tratamientos tópicos, es importante mantener una rutina de cuidado de la piel adecuada, evitar factores desencadenantes como los irritantes y alérgenos, y mantener la piel bien hidratada.

Si estás considerando usar la crema DermControl o cualquier otro producto para la piel atópica, te recomendaría que consultes con un dermatólogo para obtener recomendaciones específicas para tu situación y tipo de piel.

Especificaciones técnicas:

  • Totalmente libre de cortisona, corticosteroides y perfumes
  • Textura extra suave y no pegajosa
  • Ofrece una rápida absorción
  • Evita que agentes irritantes externos afecten a la piel

¿Qué es la dermatitis atópica?

La dermatitis atópica es una enfermedad crónica de la piel que se caracteriza por la inflamación y la sequedad de la piel, provocando síntomas como enrojecimiento, picazón, descamación y, en ocasiones, la formación de pequeñas ampollas que pueden supurar y formar costras. Esta condición suele ser más común en bebés y niños, pero también puede afectar a adultos.

Causas:

Las causas exactas de la dermatitis atópica no se conocen completamente, pero se cree que es el resultado de una combinación de factores genéticos, ambientales e inmunológicos. Algunos factores desencadenantes comunes incluyen:

Factores genéticos: La dermatitis atópica suele ser más común en personas con antecedentes familiares de la enfermedad o de otras afecciones alérgicas, como el asma o la fiebre del heno.

Factores ambientales: La exposición a ciertos alérgenos o irritantes, como el polen, el polvo, los ácaros del polvo, el pelo de animales, los detergentes, los perfumes y los cambios de temperatura, puede desencadenar los síntomas de la dermatitis atópica.

Factores inmunológicos: Las personas con dermatitis atópica suelen tener un sistema inmunológico hiperactivo que reacciona de forma exagerada ante ciertos estímulos, provocando una respuesta inflamatoria en la piel.

Tratamiento:

El tratamiento de la dermatitis atópica se centra en aliviar los síntomas, reducir la inflamación y prevenir las recaídas. Algunas opciones de tratamiento incluyen:

Cremas y ungüentos tópicos: Sin lugar a duda la crema dermatitis atópica DermControl es la mejor opción para hidratar la piel y reducir la inflamación.

Medidas de autocuidado:

Además del tratamiento médico, es importante mantener una rutina de cuidado de la piel adecuada para controlar la dermatitis atópica:

Hidratación: Aplicar cremas emolientes y humectantes regularmente para mantener la piel hidratada.

Evitar factores desencadenantes: Identificar y evitar los factores que desencadenan los síntomas, como los alérgenos e irritantes.

Cuidado de la piel: Utilizar productos suaves y libres de fragancias, evitar baños muy calientes y prolongados, y secar la piel suavemente sin frotar.

Si sospechas que puedes tener dermatitis atópica, es importante consultar con un dermatólogo para obtener un diagnóstico preciso y un tratamiento adecuado. El dermatólogo podrá proporcionarte un plan de tratamiento personalizado según la gravedad de tus síntomas y tus necesidades individuales.

Comentarios cerrados.